Con el ADN como bandera

Bernardi hace su presentación en condición de local tras la goleada ante Temperley y, con un par de semanas de trabajo en el lomo, empezó a mimetizarse con la idea del Club. “El ADN de Estudiantes es trabajo y esfuerzo”, tiró en plena conferencia y aseguró que buscará estar a la altura de las circunstancias. El equipo tiene un partido bravísimo ante Banfield.

14/10/2017 08:12 Noticias
img

Esta tarde hará su presentación como local el Estudiantes de Bernardi. Será desde las 16:15 en cancha de Quilmes ante Banfield. Tras el receso por las Eliminatorias, el equipo tendrá la chance de acentuar lo mostrado en los primeros minutos de la victoria ante Temperley frente a uno de los rivales más duros que tiene el torneo. Si bien el técnico no confirmó el equipo es altamente probable que haya cambios de mitad de cancha hacia arriba.   

Este par de semanas sin fútbol le sirvió a Bernardi para conocer un poco más al plantel y también parte de sus pensamientos futbolísticos. Trabajó mucho en la salida, en la presión y también en aspectos vinculados al funcionamiento. Modificó parte del equipo y buscó variantes ofensivas debido a las variantes que tiene para armar el ataque. Pero lo que, tal vez, más llamó la atención fue su manera de declarar. Sin pasarse de la raya, consideró a Estudiantes un club muy particular “en el que todos hablan de fútbol”.

“El ADN de Estudiantes es el trabajo y el esfuerzo. Eso me lo dicen todos acá. Creo que es un buen punto de partida que no se negocia. Con esos parámetros vamos a poder conseguir un buen funcionamiento”, afirmó Bernardi aún un poco sorprendido de cómo se vive el fútbol en el Club.

Otro de los puntos que le llamó la atención al DT es la intensidad de cómo se viven los entrenamientos. Aquel famoso reclamo de los jugadores en cuanto a los métodos de Matosas parece haberse hecho carne en las primeras prácticas con el nuevo entrenador. Los jugadores querían y necesitaban intensidad, por eso se sienten mucho más cómodos con los trabajos actuales: “Me sorprendió la competencia interna que hay en el plantel. Todos pelean por un lugar y eso es muy bueno. Es positivo que todos quieran estar y eso lo tenemos que potenciar, no lo podemos perder”.

El increíble calendario del fútbol argentino hizo que el debut del nuevo entrenador tenga un partido, 15 días de trabajo, otro partido y una interrupción más, esta vez por las elecciones legislativas. Todo ese tiempo Bernardi lo valora especialmente, aunque sabe que no se puede cambiar en un mes y que el equipo adopte la silueta que el pretende. “La verdad es que es imposible cambiar de 0 a 100 en un abrir y cerrar de ojos. Ningún tiempo es mucho para nosotros ni para ningún entrenador en general. En el fútbol se necesita tiempo, que muchas veces no hay, y trabajo para acostumbrar al jugador a lo que pretendemos. De a poco fuimos trabajando en cuestiones particulares, pero todo llevará tiempo”, afirmó.

Fotos: Prensa Estudiantes.