El Calderón que cruzó de vereda

Lucas, el hijo mayor de José Luis, se fue a probar ¡a Gimnasia! y será refuerzo a partir del 1 de enero de 2018. El pibe, de apenas 18 años, se fue a mitad de año del Club por falta de proyección y tras algunas diferencias con los entrenadores de turno y recaló justó en el clásico rival. Se fue con el pase en su poder, tras una charla que tuvieron su papá y el presidente Verón. Increíble pero real.

24/10/2017 09:01 Noticias
img

Va a sonar raro, pero es una realidad. Calderón va a jugar en Gimnasia. Sí, leyó bien. Calderón va a jugar en Gimnasia. El hijo de José Luis, Lucas, será el primer refuerzo del Lobo para la temporada que viene. Con edad de Cuarta División, llegó a realizar una prueba hace algunos meses y en las últimas horas le dieron el ok para sumarse como parte del staff permanente. ¿Qué pasó en el medio? ¿Cómo el hijo de Caldera se fue de Estudiantes? ¿Es bueno como dicen? ¿Y el fanatismo por el Club? Son varias preguntas que a los hinchas les nacieron con naturalidad cuando se conoció el tema, pero las respuestas no parecen tan sencillas.

Lucas Calderón jugaba en el Club desde pichón. Vivió la última etapa de gloria de su padre y dejó sólo un año por aspectos que no vienen al caso mencionar con edad de Prenovena. Tras ese pequeño paréntesis regresó y encontró en Facundo Bruera (el hijo del ex intendente) a su socio ideal en ataque. Si bien comenzó su carrera como nueve referencial, con el correr de los años terminó jugando como segunda punta y convirtió varios goles por la sociedad con Bruera, que terminó siendo la cabeza de ataque. Con proyección de Primera en el mediano plazo, Calderón era una de las promesas de inferiores. Peleaba contra la portación de apellido y ganaba la batalla a fuerza de goles y buenos rendimientos. 

Sin embargo, en los últimos meses algo cambió. La cercanía con las divisiones mayores (Cuarta y Reserva) hicieron que el sueño de jugar en primera se vaya desvaneciendo. La modalidad del Club en los distintos mercados tal vez lo hicieron creer que su futuro no estaría en el primer equipo dentro de un corto plazo y la idea de partir se reafirmó tras una derrota 3 a 0 con su categoría, la Cuarta, en el clásico frente a Gimnasia. La relación con el cuerpo técnico que encabeza Martín Mazzucco lejos estaba de ser la ideal y ese fue du último partido con la camiseta de Estudiantes.

"Para mí es una alegría jugar en el mismo club que lo hizo mi viejo. Y mi ilusión es poder llegar a Primera y defender esta camiseta como lo hizo él", dijo hace un tiempo en una producción especial de Animlas!. Ya no sucederá.

A partir de ese momento comenzó a gestarse su salida, que se dio algunos meses después en una reunión de la que participaron su papá, José Luis, representantes del Departamento de Fútbol y el mismísimo Verón. Es decir que el presidente y Calderón se sentaron a la misma mesa, aunque no para solucionar sus diferencias personales sino para cerrar la salida de Lucas, que se fue con el pase en su poder. 

Grande fue la sorpresa cuando pasaron los días y el delantero se presentó a una prueba en Gimnasia. Y más grande fue la sorpresa cuando quedó. En la segunda o tercera práctica que hizo con sus nuevos compañeros, el cuerpo técnico le vio cosas diferentes y sabían que iban a ficharlo. Sin embargo, la confirmación llegó recién hace algunos días y desde el primer día de 2018 Calderón jugará donde pocos imaginaban que alguna vez iba a jugar.

"A veces eso pesa más para el afuera que para adentro. No falta quien te dice 'este juega porque el papá es Calderón'. Pero al mismo tiempo yo me siento muy orgulloso del apellido que tengo. Y, sobre todo, porque sé todo lo que le costó a mi viejo llegar a Primera. La peleó desde muy abajo”, le contó Lucas a Animals! en una nota de la que también participaron Bautista Cascini, quien acaba de debutar en Primera, y Ryduan Palermo, quien se fue libre a Arsenal.

Acaso por todo lo que describió Lucas aquella vez es que la noticia impacta aún más. El hijo de Calderón, el eterno verdugo, el de los goles en El Bosque en el 95’, el del gol en el último clásico disputado en 57 y 1, el de los goles en el 7 a 0, el de la expulsión a los 3 minutos en el 2 a 1, jugará en Gimnasia. Increíble pero real.