Un presidente comprometido

Verón sigue focalizado en el crecimiento de Estudiantes a nivel social y busca potenciarlo con trabajos comunitarios, inserción en los barrios de bajos recursos y campañas vinculadas con temas sensibles para la sociedad. Más allá del rol de la Fundación y el desembarco en Centroamérica para seguir posicionando el nombre del Club, su rol en campañas publicitarias lo llevó a participar de distintos eventos por la inclusión.

08/11/2017 10:06 Noticias
img

Uno de los principales ejes de la gestión anterior que encabezó Verón fue insertar al Club en los barrios más humildes para cambiar la imagen (equivocada o no) que había. De a poco el apadrinamiento de escuelas y comedores se hizo habitual, casi tanto como la presencia de chicos de bajos recursos que disfrutaban durante un día de actividades en el Country, conocían a los jugadores, realizaban actividades y después aren invitados a los partidos. De a poco el Club fue posicionándose gracias a la intervención y sensibilidad social del dirigente Daniel Cajade, sobrino del recordado Carlos, un sacerdote muy comprometido con el bienestar de chicos carenciados.


En el inicio de la nueva gestión, la orden parece haberse reforzado. El último domingo en Quilmes varias delegaciones de pibes vieron el partido ante Argentinos y el compromiso social parece haber tenido una inyección revitalizadora. El Club, a través de la Fundación, viajó a Colombia y Honduras para trabajar en la inclusión de niños de bajos recursos a través del deporte.


El último domingo, antes del partido ante Argentinos Juniors, el presidente participó en la República de los Niños de un proyecto de características similares. Fue un torneo de fútbol 3 que sirvió como excusa para charlar con emisarios de distintos países sobre la problemática social sudamericana y el futbol como forma de inclusión. Justamente varios de esos chicos disfrutaron después de la victoria del equipo ante Argentinos.


El rol social de Verón se potenció desde que es presidente. Su pensamiento de izquierda se condice con algunos de sus actos y se enorgullece por llevar en su brazo tatuado al Che Guevara, imagen que hasta le trajo algún problema cuando jugó en Lazio, uno de los equipos italianos más racistas del mundo. Su relación de admiración por Estela de Carlotto lo llevó a desarrollar varios homenajes a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y a concientizar sobre la importancia que tiene para el Club ayudar a los que menos tienen y estar a la altura de las circunstancias.

 

A partir de ello fue cada vez más habitual verlo participar de distintas campañas vinculadas a la concientización en la lucha contra el cáncer de mama, el autismo o en la prevención de ACV.

Más allá de la función presidencial que incluye la búsqueda de recursos para terminar el estadio o abrir nuevos horizontes deportivos, Verón sabe que Estudiantes precisaba un crecimiento exponencial de su costado social. Por eso trabajó codo a codo con el área encargada del tema y de a poco los resultados están a la vista.  

Fotos: Redes Sociales y Prensa Estudiantes.