El sueño se hace realidad

El vicepresidente Calderón confirmó que en junio del año próximo Estudiantes podrá jugar en 57 y 1. “A mitad del año que viene vamos a poder jugar ahí”, sostuvo en una extensa entrevista concedida al Diario El Dia junto al dirigente Miguel Menno, nuevo encargado del área de obras. El préstamo, los sueños incumplidos y el lugar para los visitantes fueron algunos de los temas abordados.

13/11/2017 09:05 Noticias
img

Finalmente, el 2018 será el año de la vuelta. Después de 13 años sin pisar 57 y1, Estudiantes podrá ser local en su casa sin depender de viajes, espectáculos y recitales. Ya no más arreglos con diferentes dirigencias ni consensos con los administradores del estadio Ciudad de La Plata. Basta de ser nómades. Los hinchas tendrán el estadio por el que lucharon desde 2002 en adelante y el sueño de la casa propia será una realidad.

Durante el último fin de semana, el Diario el día publicó una extensa entrevista con los dirigentes responsables de la obra, el vicepresidente Juan José calderón y el vocal Miguel Menno, y allí se dieron algunos detalles de lo que será la vuelta al pago…


"A mitad del año que viene vamos a poder jugar en 57 y1. Nos falta un parto, nueve meses más, cuando se intensifiquen los trabajos. La frase más conocida es la de los 420 días. Te explico: tuvimos una buena combinación con Experiencia Fútbol, pero nos falló la venta de palcos. Se frenó tanto que demoró culminación. Lo del naming sabíamos que iba a ser difícil venderlo con un estadio a medio terminar. Ahora con el préstamo no habrá más frenos", sostuvo Calderón.

-De un estadio jugable en seis meses en octubre de 2014 a esperar hasta mediados de 2018 para terminarlo. ¿Qué pasó?

-(JJC) Un tema fue el económico y otro el técnico. Nosotros en campaña habíamos visto que no era posible terminarlo en seis meses más allá de que estaban las estructuras de hormigón. Si se tardó 7 u 8 años en eso, el resto también iba a tardar. Nos tomamos el primer año para estudiar los pasos a seguir y en el segundo arrancamos la obra. Ahora estamos cerca de terminarlo. El peor momento fue a mediados del año pasado, cuando tuvimos que frenar varias cosas.

-¿Les genera preocupación asumir un compromiso de 12 millones de dólares? ¿Por qué no se pudo reducir esa cifra con las ventas del último mercado?

-Nosotros contamos con un presupuesto y siempre lo dolarizamos. La primera vez nos salió muy bien, porque el dólar pegó una estampida en enero de 2016. Ese dólar recibido nos sirvió para hacer más obras en los primeros meses. El faltante se cubría con naming, palcos y la venta de plateas. Los primeros dos ítems nos fallaron. Esa cuenta nos dio alrededor de 12 millones de dólares. Hicimos reuniones con todos los bancos argentinos, privados y públicos. El acuerdo al que llegamos es el mejor posible y el estadio se hará con recursos extraordinarios, como siempre se dijo.

 -Se vendieron sólo 16 palcos de un total de 80. ¿Cuántos creen que estarán vendidos al momento de la inauguración?

 -(JJC) No lo sé, porque estamos cambiando la lógica inicial: ya no los venderemos a 10 años sino a dos. De igual manera podemos modificar la estrategia del naming, tal vez no a 10 años sino a menor cantidad de tiempo. El estadio se tiene que terminar con lo que genere el estadio.

 -De las nuevas obras. ¿qué será lo primero que cambiará visualmente cuando comiencen los trabajos fuertes?

-(MM) Todo junto. El campo de juego tiene cierto apuro por el tiempo que lleva colocarlo. Pero se irá haciendo todo el mismo tiempo: la estructura del techo y las luces. El techo tiene dos etapas, primero colocar la estructura metálica sobre el último piso y por último la lona tensada. En el medio colocaremos el campo de juego.

-¿Por qué no utilizarán el campo de juego que ya se había comprado anteriormente?

-(JJC) Es una historia que no tiene final. Trajo problemas y controversia. Una parte se utilizará, como el sistema de riego y posiblemente los drenajes y desagües, que tendríamos que ver en qué estado están porque fueron pisoteados por las máquinas. Son 10m2, siete mil de cancha y 3 mil más del perímetro. Se colocaron en su momento mil metros y los restantes los negociaremos con Hábitat Verde, la empresa que vendió la grama. Este mes lo empezaremos a instalar.

-¿Las tribunas se pintan al final?

-(MM) Sí, pero todavía no está definido que se pinten a bastones rojos y blancos como en un principio. Hay nuevos diseños.

-¿Contemplan un sector para los visitantes?

- (JJC) Sí, en la tribuna de 57, que tendrá en el sector superior palcos cooperativos, por debajo plateas y abajo popular. Esa cabecera se dividirá en dos, más un pulmón. En un lado estarán los visitantes.

Fotos: Prensa Estudiantes.