Prepara la vuelta

Marcos Rojo vino a festejar el primer año de su hija a nuestro país y se refirió a la posibilidad de regresar a Estudiantes: “Después del Mundial de Rusia veré que hago, pero quiero volver en plenitud”, avisó. Tiene contrato hasta mitad de 2019 pero no ve la hora de volver. Sus contactos con Verón son habituales y extraña horrores. Refuerzo top para dentro de poco tiempo que, además, viene con hambre de gloria…

14/11/2017 09:02 Noticias
img

Llegó callado, con algo de timidez y vistiendo una musculosa y una gorra. Saludó a todos. A los que conocía y a los que no. Con 4 o 5 amigos se apoyó contra un alambrado y disfrutó del partido que su hermano Franco jugó en su querido Malvinas, el club de su barrio. En realidad, el club se lama Las Malvinas, pero todos lo conocen por Malvinas. esa es casi su segunda casa. Ayudó a mejorar el campo, proveyó de indumentaria a todo el club y hasta hizo un paredón divisorio para que la cancha sea habilitada. La tarde de sábado de Marcos Rojo es lo que lo terminó por definir su vuelta al país lo más pronto posible.

Marquitos hizo un viaje relámpago a nuestro país para festeja el primer año de vida de Martina, su segunda hija. Su presencia pasó casi desapercibida para los medios nacionales y se festejó en la casa paterna en el humilde barrio “El Triunfo”. Marcos está cerca de volver a jugar -lo haría en la próxima semana- tras la lesión y llegó para recargar pilas y ocuparse de la familia. Claro, en medio de semejante vorágine es difícil pensar que un padre tan entusiasmado con semejante festejo se haga un rato para hablar de su futuro deportivo, pero él lo hizo y anticipó que su idea es regresar a Estudiantes lo antes posible. 

“Voy a volver a Estudiantes porque es lo que más quiero. Ahora mi objetivo es jugar el Mundial de Rusia, pero después tendré que ver qué haré de mi futuro. Tengo contrato con el United hasta 2019, así que veremos qué pasa”, afirmó en diálogo con el programa “Cuna de Leones”. La realidad indica que Rojo quiere volver ya. Hace algún tiempo se contactó con Verón para evaluar si era el momento de la vuelta y ambos coincidieron en esperar un poco más. De hecho, el presidente lo aconsejó sobre distintas cuestiones vinculadas a su carrera.

“Un día que jugué mal Verón me mandó un mensaje para que no le preste atención a lo que decía el periodismo. Él y Sabella son muy importantes para mí. Alejandro fue el mejor DT que tuve”.

Macos quiere volver porque extraña. A sus amigos, a la familia, al barrio y al club. O mejor dicho a los clubes: Estudiantes y Malvinas. “Yo en La Plata tengo todo lo que quiero. Mi familia, mis amigos y Estudiantes. A mí el club me formó como persona y eso es lo más importante. Cuando no tenía nada ellos me ayudaron con un par de botines para que yo pueda jugar. Entonces, ¿cómo no voy a pedirles a mis compañeros del Manchester botines para los pibes de inferiores? A ellos no les cuesta nada y acá hacen falta”, sostuvo, haciendo referencia a una donación que se dio hace un tiempo. 

La vuelta de Rojo está en marcha. “Para jugar de central, eh…”, avisa. Sabe que su carrera en Europa está llegando a su fin y sólo lo retiene una mínima chance de ir a Rusia. Si por él fuera, ya estaría entrenándose en City Bell, pero hay tiempos y contratos que respetar. Más tarde o más temprano sabe que regresará para jugar en Estudiantes y allí volverá a ser feliz. Tal vez el inicio de 2019 lo encuentre otra vez por City Bell…