Quién es el pibe que destronó a La Gata

Carlo Lattanzio es la sorpresa que Bernardi preparó para enfrentar a Atlético Tucumán. El pibe tiene apenas 20 años, debutó hace dos y después volvió a entrenarse con Cuarta. Es categoría 97’ (la de Ascasibar, Tití y compañía) y en su momento hubo cifradas esperanzas en él. Su familia es futbolera y su papá jugó ¡en Gimnasia!

24/11/2017 10:23 Noticias
img

En el populoso y humilde barrio de Melchor Romero la carnicería de los Lattanzio es muy conocida. Está ubicada en una avenida -la 155- y los habitúes del lugar dicen que se vende muy buena carne. A Don Lattanzio lo conocen como un gran carnicero y un excelente ex jugador que no llegó a Primera por esas cosas del destino, ya que era bueno en serio. Su paso por las juveniles de Gimnasia -donde jugó hasta Cuarta y hasta tocó Reserva- lo posicionaron como un respetado jugador de barrio. Era delantero y hacía goles. Soñó con jugar en Primera y no se le dio. Hoy la vida le hace un regalo: su hijo, Carlo, tiene revancha en Estudiantes ya que el DT lo ve como la posible solución a los problemas ofensivos del equipo. Ah, de yapa entra por un Campeón de América, ya que va a reemplazar a Gastón Fernández.

Lattanzio nació hace 20 años en Romero. De chico su infancia se pasó entre los potreros del barrio hasta que recaló en las divisiones formativas del club Romerense, entidad que milita en la segunda división de la Liga Amateur Platense. Después de destacarse con su juego y cansarse de hacer goles, se fue a probar suerte a Estudiantes y quedó. Se sumó a una categoría que ha dejado unos cuantos dólares para la Tesorería y promete seguir dándolos: la 97’. Su potencia ofensiva destacándose por la izquierda lo llevó a tener su chance en 2015, cuando Milito lo hizo debutar en una victoria por la mínima ente Nueva Chicago.

Desde ese partido en adelante la carrera de Lattanzio pareció tener un cambio, aunque no fue positivo… bajó a entrenarse con su categoría y nunca se conocieron los motivos. Algunos conocedores de los pasillos de City Bell afirman que fue por una supuesta inconducta, otros por problemas de representación y algunos otros aducen un simple bajón deportivo. Sea cual fuere la verdad, el pibe “desapareció” dos años y Bernardi le echó el ojo para que le solucione parte de los problemas ofensivos que tiene el equipo.

“Al equipo le faltó fuerza en la faceta ofensiva”, dijo Bernardi tras perder con Tigre. Ahora busca presencia con dos delanteros potentes: Pavone y Lattanzio.

Carlo subió el martes a entrenar con Primera acompañado de 3 jugadores más: Díaz (lateral izquierdo con chances de meterse en el equipo) Sivetti (volante central) y Colombo (el hijo de Lalo, ex ayudante de campo de Nelson Vivas). Al parecer Bernardi lo tenía visto y en un par de entrenamientos se convenció de que el pibe da la talla para reemplazar ni más ni menos que a Gastón Fernández.

Si bien Lattanzio no será la salvación, es una variante ofensiva buscando mejorar la pobre imagen que mostró el equipo en los últimos partidos. Entre las lesiones y los pobres rendimientos que mostraron varios de los históricos, los huecos se abrieron para que los pibes empiecen a mostrarse. El asado para el festejo en familia ya está asegurado. 

 

 

Fotos: Todo Juveniles. Inferiores Platenses. Facebook.