Orgullosos de ustedes

La derrota de Lanús en la final de la Copa ante Gremio potenció aún más la gesta de 2009. Los hinchas poblaron las redes haciendo mención al equipo de Sabella y recordaron que fue el último de los argentinos en ganar la Libertadores ante equipos brasileños. Gloria eterna a un conjunto que quedará en la historia.

30/11/2017 09:22 Noticias
img

No bien terminó el partido que Lanús perdió ante Gremio y clasificó al equipo brasileño como nuevo Campeón de la Copa Libertadores de América, varios hinchas de Estudiantes coparon las redes sociales inflando el pecho por el logro obtenido por el equipo de Sabella en 2009. Y no es para menos: Estudiantes fue el último equipo argentino en ganar una final en Brasil y dar la vuelta, con el condimento extra de haber comenzado perdiendo el partido. Desde aquel 15 de julio en adelante ningún equipo argentino logró ganar una final en condición de visitante (San Lorenzo empató 1 a 1 con nacional en 2014, River 0 a 0 con Tigres en 2015 y Lanús perdió 1 a 0ante Gremio este año).

 

Aquel equipo resultó insuperable en varios aspectos que incluyen, entre otras cosas, haber ganado los dos partidos de Cuartos y Semifinales. Y luego, ya en la final, empató la ida y ganó 2 a 1 la final. Una victoria que encerró la coronación y un motivo de orgullo para el fútbol argentino. Acaso por eso los hinchas anoche recordaron con tanta vehemencia el título. Porque no fue sencillo lo que en aquel momento pareció simple. De hecho, el tiempo fue poniendo las cosas en su lugar y lo que pareció un logro muy importante con el tiempo nos damos cuenta de que fue histórico por todo lo que sucedió después. 

Otro detalle sustancial para marcar en torno a la Copa Libertadores es la altísima efectividad que Estudiantes tiene jugando finales: de 5 que disputó ganó 4, con una efectividad del 80%. El único que las ganó todas fue Independiente, que obtuvo las finales que jugó. 

Indudablemente cada final de Copa retrotrae a los hinchas en tiempo y espacio y cada uno recuerda a la perfección dónde estaba aquel 15 de julio de 2009. Y no es para menos. Cada año que pasa magnifica el logro de Verón, Sabella y compañía.