¿Qué hubiera sido de Braña y de Russo sin Pachamé?

Para Sebastián Turner, uno de los conductores de Acá Hay una Escuela por la 221 radio, el Pacha marcó la historia que después siguieron los otros cincos místicos.

08/12/2017 11:51 Noticias
img
Imaginemos una cancha de fútbol. Imaginemos hinchas de Estudiantes alrededor de la misma debatiendo acerca de la formación del equipo en un partido clave. ¿Cuál sería el puesto a cubrir en generar más preocupación, más ansiedad, más seguridad? ¿De qué quisiera  jugar un hincha de Estudiantes si le permitieran por un segundo cumplir el sueño de ponerse el manto sagrado albirrojo? Seguramente de 5. Puesto emparentado como ningún otro a la historia del Club. Puesto de grandes gladiadores. De esos que nunca se guardaron nada, que entregaron todo. 

Cómo no dejarse maravillar por el presente de una leyenda viva como el Chapu Braña. Cómo olvidar que peleó en 300 batallas y que hoy con 38 años a cuestas sigue siendo figura indiscutida del equipo. De las tres estrellas que ganó la última gran generación pincha sólo tres jugadores las disputaron todas. Él es el único que sigue jugando. Por eso es y será uno de nuestros máximos ídolos.

Cómo olvidar la figura de Miguel Russo. Inconfundible y único batallador de aquel medio campo inolvidable. El único medio que cualquier hincha de Estudiantes puede decir de corrido sin dudar un segundo. Bicampeón. Un hijo de Estudiantes que no conoció en su piel el roce de otra camiseta. Dato no menor a la hora de elegir.

¿Pero quién sabe qué habría sido de Russo y Braña si no hubiera exisitido Pachamé y esa generación que revolucionó el fútbol para siempre?. 
El más guapo entre los guapos. El más ganador de los 3. Tricampeón de América y campeón del Mundo. Compañero en el medio y luego en el banco de otro prócer de nuestra historia como Carlos Bilardo. Alumno de nuestro máximo Maestro. 

Pachamé es sin dudas el mejor 5 de nuestra historia. Por logros y por lo que representa para nuestra historia. El único de los 3 que vio arrodillados a los ingleses mientras daba la vuelta olímpica. El más guapo entre los guapos.

Las encuestas muchas veces acompañan en suerte a los más cercanos a nuestro presente. Pero quiénes hacen de la Historia un culto como nosotros los pinchas, difícilmente nos podamos olvidar de semejante guerrero. Aunque pocos de los votantes lo hayan visto jugar. Como quien suscribe estas líneas...