Braña es un volante central y pico

Martin Pertierra, comentarista de las transmisiones de radio “La Redonda”, optó por elegir al Chapu como el mejor volante central de la historia del Club. Mirá sus fundamentos en esta nota.

09/12/2017 07:34 Noticias
img

Pachamé, Russo y Braña aparecen consagrados en la opinión pública como la Santísima Trinidad de los volantes centrales de Estudiantes. La pertenencia a un grupo tan selecto no está exenta de su vínculo con el éxito, pero lejos estamos de afirmar que ese es sólo su único atributo. Nadie podría osar desconocer a Beto Infante, a Pellegrina o al Tecla Farías, entre tantos otros, aún sin haber conocido las mieles de un campeonato. Pero en aquellos que transitaron el centro del mediocampo parece haber un hilo conductor jugador-triunfo de tintes asombrosos.

Los tres llegaron a la Selección Argentina y no a jugar una copa del mundo con la albiceleste. Coincidencia disparada por diferentes detonantes.  Con la albirroja, Pacha fue León del Mundo; el Chapu, de América; y Miguel, de la Patria. Elegir a uno de los tres no puede implicar de ninguna manera el desconocimiento a  los otros dos.

Sin más misterio, yo voto a Rodrigo  Braña. Que es el único que no surgió de la cantera pincha, por cierto, aunque lo ha dismulado tan bien todos estos años que no se nota. Hace más de una década, cuando Estudiantes se lo compró a Quilmes, Gustavo Alfaro me dijo en una entrevista: “Sabe todo lo que debe saber un volante, en Quilmes se lo marcábamos a los más pibes como un tipo a seguir”. Y en el concepto del hoy entrenador de Huracán está encerrada la diferencia a favor. Braña es un volante central y pico. No sólo recupera con un sentido de anticipo y de ubicación admirables, sino que el despliegue lo lleva a presionar bien arriba, con el temple de Pacha, el sacrificio de Miguel, pero con visión de jugador moderno que le permite asistir, cambiar de frente o marcar algún que otro golazo como aquel de la Copa contra Juan Aurich en el sintético de Chiclayo. 

Elijo a Braña, por poco. Que Dios y la Patria me lo demanden.