¿Es el camino correcto?

Tras la derrota ante Boca, Bernardi expresó su conformismo por cómo jugó el equipo en el primer tiempo y aseguró que fue un buen muestrario de lo que pretende: dinámica, presión y juego directo. Sin embargo, en el segundo tiempo el equipo se cayó y perdió otra vez. ¿Puede Estudiantes hacer una buena Copa jugando así?

11/12/2017 09:08 Noticias
img

“Yo creo que en el primer tiempo hubo un solo equipo en cancha. Tuvimos las mejores situaciones y lamentablemente no las pudimos concretar. En el segundo tiempo ellos mejoraron y la única diferencia fue el gol, que nos dejó con las manos vacías”. Con esas palabras explicó el Técnico Bernardi una nueva derrota de su equipo, esta vez a manos del puntero Boca. Un puntero al que dominó en la primera parte y al que no le pudo marcar un gol, a pesar de la superioridad manifiesta. La mala puntería, las virtudes ajenas y el vergonzoso arbitraje de Espinoza influyeron para que Estudiantes no pueda plasmar en el resultado la superioridad en el desarrollo y que terminó pagando con una derrota impensada tras los primeros 45 minutos.

De que el equipo mejoró ya no quedan dudas. El ingreso de los pibes le dio una frescura que necesitaba. Corren, meten y juegan cuando pueden. Los respaldan algunos grandes en buen nivel con Braña como abanderado y Pavone como escolta (a pesar de convertir) y la dinámica de presión y velocidad en ataque cambió. La seguridad defensiva mejoró y Andújar, a pesar de algunos errores puntuales, no deja de ser Andújar. Lo que todavía le falta al equipo es un poco más de generación. Si bien tuvo situaciones, cuesta hilvanar jugadas aún con el buen nivel que mostró Tití en los últimos encuentros.

Ahora bien, a trece puntos de la cima del torneo, el objetivo pasa a ser desarrollar una buena Copa Libertadores y superar, al menos, la primera fase. El sorteo será el próximo 20 en Asunción y allí se sabrá para que lado cayó la bolilla de la suerte. Sin perjuicio de ello la pregunta que quedó flotando es si a Estudiantes le alcanza con lo que tiene para hacer un buen torneo continental.

 A simple vista la respuesta es negativa. El plantel es corto y el nivel no es el mejor. Si bien es cierto que Bernardi tendrá tiempo de trabajo para seguir sumando conceptos la sensación generalizada (también entre los que toman decisiones) es que el equipo debe reforzarse para hacer una buena Copa.  ¿Y la idea? Parece haber cambiado. La posesión original que asomaba como palabra santa parece haber sido reemplazada por la velocidad de los laterales para atacar y terminar las jugadas buscando al centroatacante (Pavone o Melano). Ese juego más directo parece haber rejuvenecido al equipo y le aportó algo de frescura. Sin embargo, Estudiantes está lejos de ser un equipo confiable y para hacer una buena Copa ese ítem es condición sine qua non.  

A ese camino correcto del que habló Bernardi ayer le faltan todavía varios puntos por mejorar. Si bien es cierto que es un logro haber puesto de rodillas a Boca en el primer tiempo, no menos cierto es que el equipo desaprovechó algunas chances y le dio vida al mejor equipo del país. El descanso y las vacaciones serán fundamentales para rearmarse y esperar el 2018 con la ilusión de mejorar.