Libertadores 2018: de un campeón a un desconocido

Se sorteó la Copa y Estudiantes integrará el Grupo 6 junto a Santos de Brasil (cabeza de serie), Real Garcilaso de Perú y un equipo de proveniente de la clasificación que hasta podrían ser Banfield o Nacional de Uruguay. “Hay que armar un buen equipo”, avisó Alayes.

21/12/2017 08:24 Noticias
img

Cuentan los que saben que para ganar la Copa Libertadores hay que tener un buen equipo y una pisca de suerte. ¡Ah!, y viajar lo menos posible… Ayer por a noche se realizó en Asunción el sorteo de la edición próxima y Estudiantes será rival de Santos, Real Garcilaso y un equipo proveniente de la fase eliminatoria de la que participarán Banfield, Nacional, Chapecoense e Independiente del Valle. A priori el grupo no parece sencillo teniendo en cuenta la presencia de Santos. Además, el rival que resta determinarse abre la eterna disyuntiva: ¿viajes cortos ante rivales más duros o recorrer más kilómetros ante rivales de menor envergadura? Cuando el torneo se jugaba en un semestre, la mayoría de los entrenadores coincidía en la primera postura.

Santos es el cuco del grupo. El equipo al que llevó a la fama Pelé ganó tres veces la Copa (1962, 1963 y 2011, esta última con Neymar como figura) y es uno de los equipos más populares del estado de San Pablo. Juega como local en el estadio Vila Belmiro, aunque los partidos importantes los disputa fuera de casa. Su entrenador es el ex delantero de la selección brasilera Elano y cuenta en su plantel con dos jugadores argentinos: Emiliano Vecchio y Fabián Noguera. Su fortaleza dentro y fuera de Brasil lo suponen como el rival a vencer pesando en un hipotético primer puesto y su historia respalda una nueva participación en la Copa.


Real Garcilaso es la cenicienta del grupo. Exactamente todo lo contrario a Santos. Fue fundado en 2009 y tuvo un maratónico ascenso en el fútbol peruano. Tuvo una participación en la Libertadores de 2013 y juega como local en la altura de Cuzco, a 3300 metros sobre el nivel del mar. El partido allí será muy duro por las características de la zona y los efectos que la altura produce en los jugadores que van desde el llano. Juega como local en el Estadio Inca Garcilaso de la Vega, con capacidad para algo más de 20.000 espectadores y tiene sedes alternativas dependiendo de las características del partido.


Su entrenador, Marcelo Grionni, pasó por Estudiantes. Fue ayudante de campo de Roberto Sensini en 2008 y los dirigentes analizaron contratarlo años después como cabeza de grupo, aunque la negociación no prosperó. Su camiseta es color celeste y allí jugaron Nicolás Ayr y Brian Sarmiento, dos ex jugadores albirrojos.  


El tercero en cuestión aún no se conoce y saldrá de una llave clasificatoria. Acaso el último rival definirá la dificultad del grupo. Una cosa es jugar ante Banfield o nacional y otra muy distinta es hacerlo ante Independiente del Valle o Chapecoense. Las distancias que recorrer, la jerarquía de los rivales y la historia de cada uno es muy distinta y en esta clase de competencias cada detalle influye.

“Creo que la Copa Libertadores representa algo muy especial para el Club. Será importante armar un buen equipo para hacer un mejor papel que el que hicimos la edición pasada”, explicó Agustín Alayes no bien concluido el sorteo. De eso no cabe ninguna duda.