¿Liberados?

¿Qué pasa con el cuerpo técnico de Sabella? La llegada del profe Pablo Blanco al cuerpo técnico que conduce Ariel Holan disparó la pregunta. Por ahora siguen esperando que hará El Profesor, pero saben que es muy difícil volver a trabajar juntos. Cuál fue la promesa del profe al momento de aceptar el cargo en Independiente.

26/12/2017 10:22 Noticias
img

La noticia de que Pablo Blanco, el preparador físico del cuerpo técnico que encabeza Alejandro Sabella, se sumaría a trabajar con Ariel Holan en Independiente cayó como una bomba en el mundo Estudiantes. ¿Cómo puede ser que el histórico profe de Alejandro, ese que es querido por los jugadores y codiciado por el presidente, no esté trabajando en el Club? La respuesta no es tan sencilla y merece un desarrollo bastante más amplio que algunas líneas periodísticas, pero a priori la respuesta es que los caminos no terminaron de unirse: cuando Blanco estaba decidido Estudiantes tenía gente trabajando y viceversa. Lo que muy pocos pensaban era que terminaría trabajando en otro Club. La sensación (errónea, por cierto) era que tarde o temprano iba a desembarcar en City Bell y que sería el encargado de bajar lineamientos generales sobre la preparación física de los planteles en general. Sin embargo, eso no sucedió y Blanco aceptó nuevos desafíos.

Hace algunos días Holan se fue de Independiente alegando cuestiones vinculadas con la seguridad de su familia por la denuncia que hizo contra la barra de Independiente. Con el correr de los días se conocieron diferencias internas con su PF y tras renunciar mediante una carta pública dio marcha atrás en su decisión y arregló su continuidad, aunque debía buscar un nuevo preparador físico. Allí fue cuando Blanco apareció en escena y lo primero que hizo fue llamarlo a Sabella. Sabiendo que es muy difícil que el CT que llevó a la gloria a Estudiantes vuelva a trabajar como tal, aceptó el desafío y firmó su vínculo con la entidad de Avellaneda. Pese a ello, Banco le prometió a Sabella máxima fidelidad: si Alejandro vuelve a dirigir, automáticamente dejará a Holan para sumarse a trabajar con él.

¿Y Gugnali y Camino? Están en una posición similar, aunque con menos ofertas palpables. Si bien es cierto que tuvieron algunos ofrecimientos menores, ellos sueñan con dirigir a Estudiantes. La designación de Bernardi les cayó como un baldazo de agua helada y saben que será difícil trabajar en el corto plazo. Por eso están esperando una oportunidad, aunque la fidelidad con Sabella no se modificó en lo más mínimo.

A todo esto, ¿qué dice Sabella? La cabeza del grupo sigue recuperándose de su problema de salud y no se le pasa por la cabeza volver a dirigir en el corto plazo. Sigue viendo mucho fútbol, saca conclusiones con sus amigos y está atento a lo que haga Estudiantes por su fanatismo y porque allí juega el novio de su hija: Sebastián Dubarbier. Sin embargo, no se ve dentro de una cancha ni el día a día ni encabezando un grupo de trabajo. Acaso con el correr del tiempo la figura de Manager sea un cargo que le quede pintado, pero por el momento no habrá Sabella en cancha.

La realidad es que la salida de Blanco a Independiente puso claridad a un tema que parecía tabú. El cuerpo técnico se Sabella continúa existiendo aferrado a los sentimientos del pasado. El presenta indica que cada uno buscará su camino hasta que Alejandro vuelva a trabajar. Si es que alguna vez lo hace.