Andújar ataja con el cuchillo entre los dientes

Así como pidió jugar el clásico, Mariano también defiende el arco de Estudiantes. Ya concentrado con la Selección en Lima, en el Bosque logró otro récord: es el primero en la historia del Club en no recibir goles en los primeros cinco partidos de un torneo. Crack.

04/10/2016 10:43 Noticias
img

Mariano Andújar está decido a dejar una huella imborrable en el arco de Estudiantes. Es cierto que ya dejó su marca indeleble: no sólo se consagró campeón América, sino que también está en el podio de los mejores arqueros que tuvo el Club. Pero, en su tercer ciclo, sigue haciendo historia: el hombre de los guantes de acero que ya se entrena en Perú con la Selección, en el Bosque acaba de lograr un nuevo récord con la roja y blanca. ¿Cuál? Es el primero en mantener la valla invicta durante los cinco primeros partidos de un torneo.

Hasta el clásico, Estudiantes había igualado la marca que logró en el Metro 82, cuando también había estado los primeros cuatro juegos sin recibir goles. Aquella vez, en el campeonato que luego ganaría, el equipo de Bilardo también había arrancado derecho: 1-0 a Racing de Córdoba de visitante, 1-0 a Huracán de local, 2-0 a Central de visitante y 1-0 a Platense de local. Pero en la quinta fecha, cayó 1-0 con Boca en la Bombonera, el rival que le ganaría los dos partidos en el torneo.

Es decir que este Estudiantes, con Andújar en el arco, no sólo mejoró ese comienzo en resultados, sino que estableció una nueva marca histórica al no recibir goles durante 450 minutos: fue 3 a 0 Tigre, 1 a 0 Sarmiento, 2 a 0 a Atlético Tucumán, 3 a 0 Temperley y el 0 a 0 en el Bosque.

 Mariano ya había logrado otro récord histórico para Estudiantes en particular y para la Copa Libertadores en general: en el título del 2009, mantuvo su valla invicta de local durante todo el torneo, algo nunca visto. Fueron 800 minutos que lo llevaron a la gloria y a los libros. "Vos no podés faltar en el podio", le dijo Alberto Poletti, acaso el mejor del Club, en una nota con Animals!

 

Hoy, Mariano disfruta de su gran momento siendo parte de la Selección, donde la permanencia de Sergio Romero en el arco le hace muy difícil competir por un lugar que merece por actualidad y experiencia. Pero ya nadie duda de que es el mejor arquero que juega en el país. Sus actuaciones y sus nuevas marcas, lo ratifican.