Vamos las bandas: ¿quién desnivela por los costados?

Vivas tiene el equipo casi listo para jugar con Central pero no decidió aún quienes serán los volantes externos. Con Auzqui jugando como punta, Tití, Cavallaro, Solari y, en menor medida, Graciani pelean por dos lugares. Pro y contras de cada uno en la búsqueda de la titularidad.

12/10/2016 08:07 Noticias
img

Hace algún tiempo que algo no le cierra. Pese a estar puntero, invicto, sin goles en contra y haber convertido 9 tantos en 4 partidos, hay algo que no lo termina de convencer. Cambió el sistema por necesidad ante Atético en Tucumán y le gustó, pero sigue sintiendo que a su equipo le falta algo en la faceta ofensiva. Mucho más después del clásico ante Gimnasia...

A Nelson Vivas no lo convence como ataca el equipo. No se ve identificado con lo que pregona. Tal vez por eso utilizó el receso de dos semanas para trabajar casi con exclusividad en buscarle una solución al principal problema muestra hoy Estudiantes: como mejorar su fórmula de ataque.

El entrenador tiene claro que la elaboración de juego ya no es como hace 20 años. Los jugadores están abiertos y predispuestos a incorporar conceptos y buscar variantes construidas con movimientos entrenados y mecanizados que le permitan al equipo mayores variantes. ¿Y entonces? Acaso lo que el entrenador jamás dirá es que algunos de los marcaban real diferencia hasta hace un tiempo ya no lo hacen y allí está la clave. 

El caso emblemático es el de Augusto Solari. Después de un gran primer semestre, el chico que llegó de River ya no marca la diferencia que lo llevó a ganarse el puesto. Tan titular es (¿era?) que sólo estuvo sentado en el banco ante Atletico en Tucumán en medio de una pequeña rotación tras la eliminación en la Copa Sudamericana. Su juego se caracteriza por su velocidad y desnivel en el uno contra uno, pero últimamente ha padecido para sacarse un hombre de encima. Para colmo de males no pudo llegar al gol -convirtió ante Defensa y Temperley en el torneo anterior- que siempre es positivo para un volante de sus características. 

Otro al que le ha costado destacarse en el segundo semestre fue a Juani Cavallaro. El pibe hizo muy buenos partidos en torneo pasado y parece estar con el freno de mano puesto. Su versatilidad para jugar por derecha, izquierda o el centro lo llevaron a ser variante estable en el equipo y un gran recambio de Gastón Fernández.  De hecho fue el autor de un golazo para lograr la clasificación a la Libertadores 2017 pero las molestias físicas y la falta de ritmo le jugaron una mala pasada. Vivas lo piensa como una alternativa por el sector derecho para ver si puede, desde allí, transformarse en el creador del equipo.

Tití Rodríguez es otra de las esperanzas que tiene el técnico para mejorar el sistema ofensivo. Desde sus pies se han visto buenas habilitaciones y hasta ha marcado algunos goles pero su juventud y falta de experiencia lo llevaron a perder continuidad en el equipo. En las últimas semanas Vivas lo probó como volante izquierdo y tiene muchas chances de jugar el sábado ante Central. Su buen manejo y su desnivel individual hacen que el entrenador vea un gran potencial en él y buscará explotarlo de la mejor forma.

El que se metió en la conversación para ganarse un lugar es Gabriel Graciani. El Tano volvió de Rafaela, hizo la pretemporada, un gol frente a Atlas en la Copa Argentina y su rendimiento venía en alza. Nunca tuvo una gran aceptación entre los hinchas y su ascenso pareció derrumbarse cuando marró el penal ante unión por Copa Argentina. Su relación con el público pende de un hilo y en distintas redes sociales hubo un enorme rechazo a la posibilidad de que comience como titular el juego ante Central.

Un poco más atrás aparecen en la pelea Elias Umeres y Jasson Vargas. Umeres es una alternativa para jugar por la izquierda y el chileno deberá solucionar sus problemas con la justicia de su país antes de ser considerado nuevamente por el entrenador.

Así está la historia. Vivas analiza variantes, ensaya sistemas y se quema las pestañas pensando en cómo mejorar la forma de atacar. A juzgar por los entrenamientos, el sistema está definido, restan apenas un par de nombres para solucionar el principal problema que hoy muestra el puntero del torneo.