"Fue el mejor partido de mi carrera"

Mariano Pavone, imparable aquella tarde, consideró que el 7 a 0 fue su actuación top a lo largo de su historia en el fútbol. Recordó que en la previa sabían que no se escapaba pero que jamás imaginaron semejante diferencia. Ah, de yapa no le cerró la puerta a su regreso al Club.

14/10/2016 17:25 Noticias
img

El Tanque apareció por City Bell con la excusa de estar en la presentación de la camiseta aniversario del Apertura 2006 y, como no podía ser de otra forma, se ocupó un buen rato de la consagración en general y del clásico en particular.

“Me acuerdo de que nosotros estábamos jugando muy bien y en la previa sabíamos que el partido no podía escaparse. Lo que no imaginamos nunca fue semejante diferencia. Creo que no hicimos más goles por la actuación del arquero y por las situaciones que desaprovechamos”, afirmó en medio de una improvisada conferencia de prensa, donde se dio el lujo de cometer un pequeño error al describir su gol: “Recuerdo fue una jugada sobre la derecha. Me dio el pase el Chapu (Nota de la R: fue Verón) y me quedó picando para pegarle fuerte. Fue un golazo”. 


Pavone llegó a aquel partido con algunos clásicos en el lomo y lo jugó como si fuese el último. Fue imparable, literalmente. Su potencia, sus ganas y su (acaso) necesidad de revancha por el 4 a 1 en el Bosque de años atrás, hicieron que juegue un encuentro memorable. “Sin dudas fue el mejor partido de mi carrera. Tenía ganas de jugar y tenía el arco entre ceja y ceja. Quería seguir haciendo goles y teníamos el gran objetivo de quedar en las historia. Ese gol a Gimnasia y el de la final con Boca jamás los olvidaré”.

La presencia de Pavone no fue una más en City Bell. Tras la controversia que se generó por su no regreso al Club -se fue a Racing, que le hizo una mejor oferta-, fue recibido como uno más. Se saludo con sus ex compañeros, incluyendo al presidente Verón, y hasta se dio el lujo de posar con Marcos Angeleri con la camiseta aniversario del título del 2006.

Al ser consultado sobre su frustrado regreso, el Tanque salió con el mismo swing con el que dejó en el camino a Goux o a San esteban aquel caluroso Día de la Madre de 2006: “Es un día de festejo y no quiero hablar de lo que pasó. Pero sí quiero decir que Estudiantes siempre será mi casa y que, aunque mi contrato con Vélez dura hasta el 30 de junio del año que viene, jamàs le voy a cerrar las puertas a este Club”